Existen muchas formas de abrir una cerradura cuando hemos perdido la llave, entre los elementos que podemos utilizar se encuentran el alambre, trabas para el cabello, ganzúas, taladros, martillos y mucho más.

En este artículo utilizaremos aquellos elementos fáciles de encontrar en nuestro hogar, veremos algunos trucos para utilizarlos de manera efectiva para abrir cerraduras, ya sea de puertas, cajones, etc.

Abrir una cerradura sin llave con un alambre

El alambre es uno de los materiales preferidos para este tipo de trabajo, su fácil maniobrabilidad y la dureza justa lo podemos utilizar para simular una falsa llave, para abrir diferentes clases de cerraduras.

Como utilizar alambre para crear una ganzúa casera

¿Cómo hacer una ganzúa en casa?

Por si no sabías, una ganzúa es una herramienta que utilizan los cerrajeros profesionales para abrir todo tipo de cerraduras. Estas están hechas de un metal maleable pero lo suficientemente firme para poder hacer presión y girar dentro de una cerradura, en la punta de este metal, se ve un doblez en forma de gancho, qué es utilizado para poder abrir fácilmente cualquier cerradura.

No es necesario comprar una ganzúa profesional o un kit de cerrajería, lo que puedes hacer es cortar dos o tres alambres de aproximadamente unos 5 cm, si es que vamos a utilizarlo en una cerradura normal.

En lo posible, elegir un alambre firme pero no demasiado duro para que podamos darle una cierta forma. Además tiene que ser lo suficientemente grueso para que pueda entrar fácilmente en la cerradura. A continuación, sigue los pasos para crear una ganzúa casera con alambre:

  • Elegir un alambre maleable pero resistente.
  • El espesor debe ser suficiente para entrar en el ojo de la cerradura.
  • El largo del alambre debe ser de un promedio de 5 cm.
  • Cortar dos o tres pedazos de alambre de igual medida.
  • A uno de los trozos del alambre, vamos a doblarlo en la punta formando un pequeño gancho, este será el primero que debemos introducir en el ojo de la cerradura, lo utilizaremos como una barra de fuerza.
  • Luego por encima de este, introduciremos uno de los alambres y podremos notar que al tratar de ingresar al ojo de la cerradura sentimos que va encontrando obstáculos. Estos son los pines o pistones de la cerradura que están bajados, por este motivo es que la cerradura está trabada.
  • Poco a poco iremos haciendo fuerza hasta que los pistones se hayan levantado.
  • Ahora introduciremos el tercer alambre y podremos notar que éste pasa fácilmente, porque es posible que todos los pistones estén listos para abrirse.
  • Cómo pasó final, vamos a girar, tomando los tres alambres en el sentido de abertura de la cerradura. Si hicimos el trabajo correctamente, la cerradura tendría que abrirse sin problemas.
  • Recuerda que no siempre tendrás éxito en el primer intento, puedes intentarlo varias veces y cuando encuentres obstáculos con los pines, simplemente tienes que mover y empujar hacia dentro hasta que el alambre pueda pasar.

Cómo abrir una cerradura sin forzarla

Suele ocurrir que al utilizar una ganzúa o cualquier otra herramienta un poco dura, los pistones de la cerradura pueden ser dañados y quedar con problemas, pero utilizando un alambre un poco más largo de lo común, es posible destrabar una cerradura sin forzarla y dañarla.

Lo que utilizaremos es un alambre de 10 cm y en la punta lo doblaremos formando un pequeño gancho. El truco consiste en enganchar una pieza de forma triangular, también conocida como resbalón, donde la cerradura entra y sale cuando giramos la manija de la puerta.

Esta técnica funciona solamente con cerraduras que no tienen seguro o no le pusieron la llave. Resumen de los pasos a seguir:

  • Cortamos un alambre grueso pero manejable de 10 cm de largo.
  • Doblamos la punta del alambre en forma de C o gancho.
  • Introducimos en la cerradura hasta llegar al fondo y empujar el pestillo o resbalón del fondo.
  • Cuando notemos que el alambre está enganchado, tiraremos de él o giraremos el sentido de la abertura dependiendo de la cerradura.
  • Esto es todo y si los pasos fueron realizados correctamente, la cerradura tendría que abrirse.

Cómo abrir una cerradura con un taladro

Utilizar un taladro para abrir una cerradura, indica que esta va a romperse o terminará dañada. No es una técnica que debes utilizar a las apresuradas y te recomendamos probar las anteriores técnicas con alambre, clip, para evitar la rotura.

Si esto es inevitable y no tenemos otra solución que romperla, entonces puedes utilizar un taladro para hacerlo. Esto es lo que vamos a necesitar:

  • Aceite para cerraduras.
  • Un taladro común.
  • Broca o mecha de tamaño normal.

Procedimiento

  • Lo primero que haremos es colocar el aceite lubricante para cerraduras, puedes utilizar un aceitera lo más fina posible para que podamos aceitar hasta el fondo de la cerradura.
  • Ahora introduciremos la mecha o broca en la cerradura, para que el trabajo sea efectivo, la broca debe ser un poco más grande que la cerradura, de modo que al girar vaya cavando y rompiendo los pines o pistones que aseguran la cerradura.
  • Introducir la mecha hasta el final, si lo hicimos correctamente, podrás notar que la puerta se destraba y abre fácilmente.

Importante

Antes de introducir la broca debes aceitarla y lubricarla para un mejor trabajo. Un detalle importante es que la broca debe entrar en la cerradura ya en movimiento o girando, no coloques la boca adentro y luego intentes utilizar el taladro, porque haría una fuerza innecesaria y poco efectiva.

Recuerda utilizar anteojos de seguridad, es muy posible que pequeñas partículas de metal puedan ingresar en tus ojos.

Cómo abrir una cerradura de cajón grabada

Es muy común que los cajones con cerraduras, como los de escritorios de oficina o los que están en los guardarropas, con el tiempo se traben o hayamos perdido las llaves. Este tipo de cerraduras, normalmente son fáciles de abrir, son cerraduras pequeñas y no están diseñadas para aguantar golpes o intentos de forzarlas.

La técnica más efectiva para este tipo de cerraduras es utilizar alambres o los clips que utilizamos para separar papeles o carpetas. Esta técnica es muy similar, por no decir idéntica a la descrita anteriormente cuando abrimos cerraduras con un alambre.

Estos son los pasos que debe seguir para abrir cerraduras de cajón que están trabadas:

  1. Cortar dos alambres de aproximadamente 5 cm.
  2. Uno de los alambres debe ser doblado en la punta con forma de gancho.
  3. El otro alambre le haremos una forma de zigzag.
  4. Primero introducimos el alambre con forma de gancho y empujamos hasta que llegue al final de la cerradura.
  5. Ahora introducimos por encima del alambre anterior, el alambre con forma de zigzag y empujar haciendo presión hacia arriba para levantar los pistones de seguridad.
  6. Cuando los dos alambres han llegado hasta el fondo, debemos girar para abrir la cerradura. Para hacerlo correctamente, debemos sujetar firme los dos alambres y girar al mismo tiempo.
  7. Esto es todo y la cerradura debería abrirse fácilmente.

Cómo abrir una cerradura oxidada

Las herraduras oxidadas son un poco más difícil de abrir que una que está en buen estado. El óxido hace que los pistones y pines de seguridad prácticamente quedan inmóviles, muy difíciles de mover forzándolos con un alambre o una ganzúa.

Lo primero que debemos hacer es eliminar el óxido de la cerradura, una excelente manera de hacerlo es mojando la cerradura con vinagre blanco. Dejamos actuar durante 8 horas aproximadamente y luego con agua caliente vamos a quitar el resto de óxido y vinagre.

Otra forma de sacar el óxido de una cerradura, es formando una pequeña pasta con vinagre blanco y bicarbonato de sodio. Aquí se formará una pasta aguada que debemos introducirla en el interior de la cerradura, esperar unas 6 a 8 horas para que haga efecto.

Podrás ver como estos trucos caseros dejaran la cerradura como nueva y sin óxido. Si tienes la posibilidad de usar aire comprimido, entonces sería aún más la efectividad de la limpieza.

Luego de tener nuestra cerradura libre de óxido, podemos aplicar las diferentes técnicas y trucos que anteriormente hemos descrito en este artículo. Estas técnicas son muy útiles para los siguientes problemas de cerraduras:

  • Cerraduras de puerta
  • Cerraduras de pomo
  • Cerraduras antiguas
  • Cerraduras trabadas
  • Cerradura cerrada por dentro