Con el paso del tiempo, la relación entre una pareja va cambiando y pasando por diferentes etapas. No sólo los integrantes de la pareja cambian su manera de pensar y actuar, también porque en la pareja hay muchos factores que pueden influir positivamente o negativamente.

Problemas de dinero, crecimiento de los hijos, celos de pareja y problemas familiares cercanos, son los problemas más comunes que una pareja debe solucionar, si es que quiere mantener el vínculo. En este artículo, te mostraremos algunos consejos para solucionar los problemas más comunes que pueden destruir tu relación.

Problemas de pareja por falta de dinero y como salir adelante

Aunque muchas personas están convencidas de que el dinero no es importante, podemos decir que este es una de las grandes mentiras de la vida. El dinero es una parte fundamental y en la pareja no es la excepción.

Sé que muchas personas no estarán de acuerdo, pero los números no mienten. El 70% de las parejas que rompieron fueron por motivos de dinero. Ya sea por la falta de él o por un mal manejo por una de las partes de la pareja.

Necesidades básicas en una familia y en una pareja deben estar resueltas, cuando por algún motivo el dinero no puede cubrirlas, empiezan los roces y las diferencias entre los integrantes. En el caso de las mujeres, pueden soportar toda clase de problemas como maltratos, infidelidades pero la falta de dinero es muy grave para ellas.

No poder cumplir con las obligaciones y las deudas, hacen que una persona exija a la otra sus deberes .cuando ésta puede que esté pasando un mal momento no sabe cómo solucionarlo. Es aquí donde empiezan los reclamos de ambas partes, una reclama la falta de dinero y la otra parte falta de comprensión.

Cuando los niños no pueden ir a la escuela, o el dinero falta para comprar útiles, ropa, es entonces dónde la madre sacará uñas y dientes para defenderlos. Muchos casos, el hombre que es uno de los encargados de proveer a la familia, por algún motivo no puede cumplir por problemas temporales, pero hay otros casos en donde no quieren cumplir con las obligaciones como castigo a su pareja.

El primer paso para evitar que el conflicto siga creciendo es sentarse a hablar. Es importante tener una buena comunicación y encontrar el verdadero problema de la falta de dinero. Muchas veces estos problemas son temporales, con buena comunicación y apoyo se solucionan con más facilidad.

Si tu pareja no aporta dinero a la relación porque tiene otra familia o una doble vida, entonces este es un problema más difícil de solucionar. También existen muchos casos, donde el problema de la falta de dinero radica en problemas de juego o de adicciones por parte de una de ellas. En estos casos, hará falta ayuda de profesionales especializados para ayudar a la persona que tiene el problema.

Peleas en la pareja a causa de los hijos no comunes

En estos tiempos, es cada vez más común poder ver parejas o familias ensambladas. Se llaman así aquellas parejas que se unen y ambas tienen hijos de sus relaciones anteriores. Mientras no exista una convivencia entre estas personas, prácticamente no existen los problemas, pero cuando las personas forman la nueva unión y deciden ensamblar a sus familias, es allí donde el roce con los hijos aparece.

Siempre es difícil que hijos de diferentes parejas se lleven bien por lo menos al comienzo. Existen muchos factores que pueden hacer que tu relación sea bastante complicada. Ocurre que esta situación, está cargada de celos y resentimientos, que con la convivencia son mucho más marcados.

Causas más comunes de problemas con hijos no comunes o ajenos

Celos de tus hijos hacia tu pareja

Sin duda uno de los inconvenientes más comunes, podríamos decir que es absolutamente normal que en muchas situaciones tus hijos tengan celos de tu pareja. Muchas veces, ellos ven a tu pareja como la persona culpable de la separación o de cambiar su vida por completo.

Dependiendo la edad de tus hijos, será el problema que tenga. Cuando éstos son pequeños o menores a 10 años, son menos celosos y más fáciles de poder comprender la situación. En muchos casos la nueva pareja de sus padres, resulta ser mucho mejor que su propio padre y el vínculo que se forma puede ser excelente.

El problema mayor ocurre cuando en una familia ensamblada existen hijos adolescentes. Son conflictivos por naturaleza y muchas veces descargan su confusión con su madre o la pareja de ella.

Las hijas mujeres adolescentes suelen ser las más celosas y conflictivas que los hijos hombres. Generalmente estos optan por la indiferencia o el alejamiento, en cambio ellas no pueden ocultar su descontento y realizan cualquier actividad para poder generar problemas en la pareja y tratar de romper.

La mejor manera de solucionar los celos de tu hijo es hablar con paciencia, hacerle entender que la relación con su padre ha terminado. Debes ser firme pero respetuoso a la hora de hablar con ellos, sabrán entender, siempre y cuando se les hablé con respecto y sinceridad.

Negación para ensamblar una nueva familia

Muchos hijos se niegan a aceptar que su familia original se ha roto, lo que menos quieren es formar una nueva. Esta es una reacción psicológica, totalmente normal, ellos tienen miedo a que la nueva familia pueda romperse y pasar nuevamente por los malos momentos.

Ellos harán hasta lo imposible para evitar convivir con otras personas, consideran que son culpables de la ruptura de su familia original. Ambos integrantes de la nueva pareja, tienen que tratar de hacerle comprender que esto es totalmente falso, que a ellos en su vida adulta puede que pasen por una situación similar.

¿Cómo evitar qué los hijos rompan tu pareja?

A continuación mostraremos algunos consejos muy importantes, que debes utilizar si de verdad quieres evitar los problemas con los hijos no comunes, y tener una familia ensamblada feliz.

Trata con respeto a los hijos de tu pareja

Muchas personas caen en el error de tratar a los hijos de tu pareja como si fueran suyos. Aunque los quieras mucho, no son hijos de sangre y no puedes gritarles, castigarlos sin autorización del padre.

Evita levantar la voz, los insultos y cualquier acción que pueda ocasionar una diferencia más grande entre tú y el hijo de tu pareja.

No es necesario que te llamen papá o mamá

Existen casos donde, por decirlo de alguna manera, el padre sustituto o la madre casi obligan o se enojan cuando el niño no lo llaman mamá o papá. Para ellos el padre o su madre es uno solo, con el pasar del tiempo, y dependiendo cómo eres tú con ese niño, irá tomando confianza y puede que en un futuro te llame papá o mamá sin que tú se lo pidas u obligues.

Estas son cosas que llevan tiempo, de nada servirá tratar de forzar una reacción que el niño no está preparado. Ten paciencia, se el mejor padre o madre que puedas y los resultados aparecerán con el tiempo.

Comparte momentos especiales

Una buena forma, de crear un vínculo fuerte y amoroso con el hijo de tu pareja, es estar presente en los momentos que para ellos son especiales. Estos pueden ser un partido de fútbol, una actuación en el teatro de la escuela, cumpleaños, un reconocimiento o cualquier cosa que para el niño sea importante.

Si lo haces con amor y con honestidad, podrás ver como en poco tiempo, el niño reconocerá lo que haces por él y te brinda no sólo su confianza, sino también un amor verdadero.